Investiciencias.com

La infertilidad

Infertilidad por factor femenino   

La infertilidad por factor femenino es la incapacidad de concebir o llevar un embarazo a término debido a uno o más problemas específicos de las mujeres. Por ejemplo, si una pareja intenta concebir y el hombre posee un recuento, una motilidad y una forma adecuada de los espermatozoides, pero la mujer tiene el síndrome de ovario poliquístico, entonces la incapacidad para concebir de la pareja probablemente se deba a la infertilidad por factor femenino. Sin embargo, es importante entender que la infertilidad, ya sea infertilidad en la mujer o en el hombre, no es lo mismo que la esterilidad; la concepción y el embarazo exitoso son posibles en muchos casos. De la misma manera, la infertilidad secundaria (la incapacidad de una pareja de concebir después de haber logrado uno o más embarazos exitosos) a menudo puede tratarse. Continúe leyendo para obtener más información sobre las causas comunes de la infertilidad por factor femenino y cómo puede buscar un especialista serio en fertilidad cerca de donde vive.

 Problemas de fertilidad en la mujer

Existen varios trastornos que contribuyen a la infertilidad por factor femenino, incluidas las anormalidades uterinas y pélvicas, infertilidad secundaria, síndrome de ovario poliquístico y moco cervical hostil. Obtenga más información a continuación.
 
Moco cervical hostil

 El moco cervical hostil es una causa de infertilidad por factor femenino, aunque la importancia de la hostilidad del moco aún es debatida por los especialistas en fertilidad. En un ciclo normal, el cuello del útero produce un moco acuoso justo antes de la ovulación. Este moco ayuda a que los espermatozoides lleguen a las trompas de Falopio y fecunden el óvulo. Si el moco cervical es demasiado espeso o viscoso, puede evitar que los espermatozoides pasen por el cuello del útero. El moco cervical hostil también puede causar infertilidad secundaria o la incapacidad de concebir después de embarazos exitosos anteriores.

 Algunas de las causas comunes del moco cervical hostil son:

  •     El moco contiene anticuerpos antiespermáticos;
  •     Líquido seminal o espermatozoides anormales;
  •     Estimulación estrogénica y funcionamiento cervical inadecuados debido a infección o daño.


 
Ovulación irregular

 La infertilidad por factor femenino, incluida la infertilidad secundaria, puede ser causa de una ovulación irregular, es decir, la falta de liberación o la liberación esporádica de un óvulo sin fecundar por parte de los ovarios. Los cambios hormonales a menudo son la razón de los problemas de ovulación. Sin embargo, cualquier serie de factores puede contribuir a este trastorno, entre otros, menopausia prematura, síndrome de ovario poliquístico (una afección causada por el exceso de la hormona luteinizante), quimioterapia, tumores, infecciones, ejercicio físico o dietas excesivas e hiperprolactinemia (producción excesiva de prolactina).

La falta de la ovulación o la ovulación irregular es la causa principal de la infertilidad en la mujer; de hecho, cerca del 40 por ciento de las mujeres infértiles está afectada por un problema ovulatorio. Existen varios tipos de patrones menstruales anormales que pueden indicar la existencia de una ovulación irregular. Éstos incluyen:

  •     Amenorrea primaria: falta de un primer ciclo menstrual;
  •     Amenorrea secundaria: falta de menstruos después de la menstruación inicial;
  •     Polimenorrea: más de un ciclo menstrual dentro de un período de 26 días;
  •     Hipomenorrea: reducción importante en la duración y el volumen de los menstruos.


Útero anormal

 A veces, la infertilidad en la mujer es el resultado de un útero anormal. Para que la concepción y el nacimiento tengan lugar, el útero debe poder aceptar la implantación del embrión y alimentar al feto durante el embarazo. El útero puede verse afectado negativamente por fibromas uterinos, paredes del endometrio inadecuadas, endometriosis  o defectos de nacimiento. La infertilidad por factor femenino, incluida la infertilidad secundaria y la infertilidad después del aborto espontáneo, que se debe a anormalidades uterinas como el síndrome de ovario poliquístico a menudo es tratable, pero requiere la atención de un médico especializado en fertilidad en la mujer.
 
Anormalidades del área pélvica

Las anormalidades del área pélvica pueden ser otra causa de infertilidad por factor femenino. Estas anormalidades incluyen problemas anatómicos en la vagina o el cuello del útero, enfermedad y obstrucción de las trompas de Falopio, endometriosis y adhesiones y daños en la cavidad pélvica.

Las adhesiones pélvicas pueden originarse a partir de cualquier tipo de infección en la pelvis o el abdomen, así como de endometriosis, infertilidad secundaria e incluso traumatismos en el área pélvica o abdominal. El síndrome de ovario poliquístico es otro tipo de anormalidad de adhesión pélvica. Las adhesiones pélvicas a menudo se desarrollan sin presentar ningún síntoma y sólo se detectan después de que la paciente comienza a tener problemas con la fertilidad.

Además, las parejas que se sometieron a procedimientos de esterilización pero que cambiaron de parecer y decidieron tener más hijos pueden experimentar infertilidad en la mujer como resultado de anormalidades del área pélvica que se desarrollaron después del procedimiento de esterilización.
 
Síndrome de ovario poliquístico

 El síndrome de ovario poliquístico (PCOS), considerado uno de los trastornos ováricos y las causas más comunes de la infertilidad por factor femenino en los Estados Unidos, afecta entre un cinco y un 10 por ciento de las mujeres en edad fértil.

Un diagnóstico de síndrome de ovario poliquístico significa que los ovarios de la paciente están cubiertos con múltiples quistes (pequeños sacos no cancerosos, llenos de líquido). Los varios cubiertos de quistes no producen una cantidad suficiente de las hormonas necesarias para la maduración de los óvulos y el resultado es la falta de la ovulación o una ovulación irregular.

La infertilidad en la mujer no es el único síntoma del PCOS. Otros signos del trastorno incluyen:

  •     Ovulación irregular o amenorrea;
  •     Hirsutismo;
  •     Acné y seborrea;
  •     Obesidad;
  •     Alopecia de patrón masculino;
  •     Nivel de colesterol y presión sanguínea elevados; diabetes tipo 2;
  •     Dolor pélvico frecuente.


El tratamiento del síndrome de ovario poliquístico depende en gran medida de los requisitos de la paciente. Si la paciente desea simplemente tratar los síntomas del PCOS, tales como el crecimiento de vellos o la pérdida del cabello y la menstruación u ovulación irregular, las píldoras anticonceptivas, las medicaciones para la diabetes y la pérdida de peso pueden ser útiles. Si la paciente desea tratar la infertilidad por factor femenino, se administran hormonas y medicamentos para la fertilidad para estimular la ovulación. Si bien la cirugía es una opción, no se recomienda a menos que se hayan explorado todos los otros tratamientos. La punción ovárica puede llevar al desarrollo de tejido cicatrizal y causar más daños al área pélvica.
Infertilidad secundaria

En ocasiones, la infertilidad en la mujer ocurre después de que una mujer ya ha tenido uno o más hijos. Si una pareja ya ha concebido con éxito y tenido hijos con anterioridad, pero tiene problemas para volver a concebir, es posible que esté experimentando infertilidad secundaria.

Una amplia gama de cuestiones, que incluyen la edad, una ovulación irregular, endometriosis, moco cervical hostil y una pelvis o un útero anormal, pueden ser causa de la infertilidad secundaria. Es posible que el tejido cicatrizal del embarazo anterior esté causando una obstrucción en las trompas de Falopio o el cuello del útero, lo que provoca la infertilidad por factor femenino.

Según el diagnóstico específico de la paciente, la infertilidad secundaria puede tratarse mediante inseminación artificial, fertilización in vitro entre otros.

 
Infertilidad después del aborto espontáneo

La interrupción de un embarazo es devastadora para las parejas que desean tener un bebe; peor aún es la

posibilidad de la infertilidad en la mujer después de un aborto espontáneo. Desafortunadamente, esta posibilidad es real. Esta forma de infertilidad por factor femenino puede ser producida por problemas hormonales, ambientales, inmunológicos e incluso psicológicos. No obstante, hay esperanzas gracias al tratamiento con un especialista en fertilidad en la mujer. Si intenta concebir después de haber tenido un aborto espontáneo.

Tomado de DocShop.com

Hallazgo clave en el proceso de fotosíntesis

 

Tomado de: http://www.mincyt.gob.ar/noticias/hallazgo-clave-en-el-proceso-de-fotosintesis-9902

Consultado el 12 de abril de 2014. 6:03 p.m.

Científicos argentinos descubrieron una nueva forma por la que el cloroplasto, encargado de la fotosíntesis, afecta la expresión de genes frente a la variación en las condiciones de luminosidad.

Hallazgo clave en el proceso de fotosíntesis

(izq. a der.) Micaela Godoy Herz, Lino Barañao y Alberto Kornblihtt durante la presentación.

El ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, Dr. Lino Barañao, encabezó la presentación del Dr. Alberto Kornblihtt,  sobre el descubrimiento de un nuevo mecanismo que interviene en la regulación de la respuesta de las plantas a la luz. Esta investigación, realizada por su equipo del Instituto de Fisiología, Biología Molecular y Neurociencias (IFIByNE) dependiente del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) y la Universidad de Buenos Aires (UBA), fue publicada hoy en la revista Science. El paper, destacado por la prestigiosa publicación científica, lleva las firmas de sus primeros autores el Dr. Ezequiel Petrillo, quien se encuentra realizando un postdoctorado en Max F. Perutz Laboratories de la Universidad de Viena, Austria, y la becaria de doctorado Micaela Godoy Herz del IFIByNE.

Barañao: “En una década se ha multiplicado por cien la cantidad de publicaciones de argentinos en revistas científicas de primer nivel”. “Afortunadamente podemos mostrar que la ciencia íntegramente realizada en Argentina es altamente competitiva” finalizó el titular de la cartera de Ciencia.

Al respecto, el titular de la cartera de Ciencia aseguró que “en una década se ha multiplicado por cien la cantidad de publicaciones de argentinos en revistas científicas de primer nivel”  y agregó que “antes para que un investigador publicara tenía que ir a trabajar a otro país o hacer una cooperación con institutos de investigación extranjeros”. Para finalizar, el ministro Barañao expresó que “afortunadamente podemos mostrar que la ciencia íntegramente realizada en Argentina es altamente competitiva”.    

La fotosíntesis, el proceso a través del cual las células de las plantas y algas transforman sustancias inorgánicas en orgánicas a través del uso de energía luminosa, es un mecanismo que fue descripto en profundidad a partir del siglo XIX. Sin embargo, hasta ahora se desconocía que la fotosíntesis también sensa la luz para controlar al núcleo de la célula vegetal y regular cuántas proteínas distintas puede fabricar cada uno de sus genes, en respuesta a diferentes condiciones de luz/oscuridad.

Los investigadores demostraron que este sensor que manda la señal al núcleo es el cloroplasto, la organela encargada de la fotosíntesis. “Al ser iluminadas, las plantas cambian el splicing alternativo de diversos genes respecto de lo que ocurre en oscuridad”, comenta Alberto Kornblihtt, investigador superior del CONICET en el IFIBYNE, profesor en la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales (FCEyN-UBA) y director del estudio.

Frente a las variaciones en la intensidad de la luz, el cloroplasto envía una señal al núcleo de la célula, que modifica el splicing alternativo de un gen y desencadena una serie de respuestas en la planta.

El splicing alternativo es el mecanismo por el cual se pueden obtener distintas proteínas a partir de un mismo gen a través del corte y pegado selectivo de secciones del Ácido ribonucleico (ARN) mensajero, que es el “molde” de la información contenida dentro del gen.

El equipo descubrió que la señal generada por el cloroplasto afecta las proporciones de los tres ARN mensajeros (ARNm1, ARNm2 y ARNm3) obtenidos a partir del splicing alternativo de un gen en particular. Mientras que las formas 2 y 3 son retenidas en el núcleo, el ARNm1 pasa al citoplasma de la célula, donde es traducido a la proteína At-RS31.

Justamente, la señal que envía el cloroplasto al núcleo aumenta la proporción del ARNm1 y por lo tanto de la proteína. Esta señal deja de enviarse durante grandes períodos de oscuridad o de baja intensidad lumínica, y como resultado las plantas sufren cambios importantes: son más pequeñas, amarillentas y en ellas la clorofila se degrada más rápidamente. “Es decir que son menos resistentes a condiciones adversas”, comenta Ezequiel Petrillo, primer autor del estudio.

Si bien los investigadores continúan estudiando sobre qué mecanismos celulares actúa At-RS31, sí se conoce que esta proteína es un factor de splicing, es decir que actúa y modifica el splicing alternativo de otros genes. “Esta regulación es importante para la planta, ya que si se interrumpe este proceso tiene serias dificultades para crecer y desarrollarse bien; no en ciclos normales, sino en situaciones extremas ya sea de luz u oscuridad prolongadas”, analiza Kornblihtt.

Pero además durante el estudio los investigadores demostraron que la señal emitida por el cloroplasto puede viajar desde las hojas hasta las raíces, cuyas células no tienen esta organela, y modificar el splicing alternativo que ocurre en sus núcleos. “La señal generada por el cloroplasto en respuesta a la luz en las hojas es capaz de comunicarle a los tejidos no fotosintéticos -como la raíz- la misma información, gatillando cambios similares en la expresión génica de estos tejidos distantes”, detalla Petrillo.

Entre el 2003 y el 2011, el equipo de investigación recibió subsidios de la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica, dependiente de la cartera de Ciencia, por un total de $3.462.548. También recibieron aportes del CONICET, la Universidad de Buenos Aires, el Howard Hughes Medical Institute y la Red Europea de Splicing Alternativo (EURASNET).

 

Historia evolutiva

Kornblihtt explica que los cloroplastos eran originariamente bacterias fotosintéticas y que hace aproximadamente 1.500 millones de años fueron incorporados a otras células ya existentes, con las cuales establecieron una relación simbiótica.

Hasta ahora se conocía que el cloroplasto provee a la célula la capacidad de hacer fotosíntesis; sin embargo la descripción de su rol como sensor de la intensidad de luz y su regulación del splicing alternativo de genes abre la puerta a investigaciones futuras.

“Ya no basta con saber qué genes están prendidos o apagados en células animales y vegetales”, enfatiza Kornblihtt, “en el caso de aquellos que están encendidos, hay que conocer qué variante de la proteína producen y en qué condiciones para poder determinar su rol”.

 

Autores de la investigación

- Ezequiel Petrillo. Instituto Max F. Perutz, Universidad Médica de Viena. Austria.

- Micaela A. Godoy Herz. Becaria doctoral. IFIBYNE.

- Armin Fuchs. Instituto Max F. Perutz, Universidad Médica de Viena. Austria.

- Dominik Reifer. Instituto Max F. Perutz, Universidad Médica de Viena. Austria.

- John Fuller. Instituto James Hutton, Invergowrie. Universidad de Dundee. Escocia.

- Marcelo J. Yanovsky. Investigador independiente. Instituto de Investigaciones Bioquímicas   de Buenos Aires. Fundación Instituto Leloir.

- Craig Simpson. Instituto James Hutton, Invergowrie. Universidad de Dundee. Escocia.

- John W. S. Brown. Instituto James Hutton, Invergowrie. Universidad de Dundee. Escocia.

- Andrea Barta. Instituto Max F. Perutz, Universidad Médica de Viena. Austria.

- Maria Kalyna. Instituto Max F. Perutz, Universidad Médica de Viena. Austria.

- Alberto R. Kornblihtt. Investigador superior. IFIBYNE.