Investiciencias.com

Criatura sin cerebro que puede estornudar

Ciencia

La criatura sin cerebro que puede estornudar

Tomado de: http://www.abc.es/ciencia/20140114/abci-criatura-cerebro-puede-estornudar-201401141809.html.

visitado el 3 de febrero:7:10a.m

Día 14/01/2014 - 18.26h
 

Investigadores graban en vídeo el estornudo de una esponja, que demuestra que estos organismos tienen un sistema sensorial más complejo de lo que se creía

 
 
 
 
 
 
 
 
Danielle Ludeman
El vídeo en time-lapse muestra las contracciones del estornudo de una esponja
 
 

Investigadores de la Universidad de Alberta (Canadá) han grabado en vídeo el estornudo de una esponja. Parece una extraña forma de pasar el tiempo, pero la reacción de este animal, uno de los organismos multicelulares más sencillos de la Tierra, esconde algo sobre lo que los científicos pueden ponerse a pensar. La esponja no tiene un sistema nervioso, así que, ¿cómo puede responder a cambios en el entorno con un estornudo, como hacen otros animales? Los científicos creen que esta reacción es la evidencia de que disponen de un órgano sensorial.

«El estornudo puede decirnos mucho sobre cómo funciona la esponja y cómo responde al medioambiente», dice Danielle Ludeman, autora del estudio. Las esponjas son filtradoras y requieren del flujo del agua a través de su cuerpo para alimentarse, obtener oxígeno y eliminar desechos. Los estornudos, un proceso de 30 a 45 minutos que provoca que todo el cuerpo de la esponja se expanda y se contraiga, le permiten responder a estímulos físicos, como sedimentos en el agua.

Para su estudio, el equipo incitó a esponjas de agua dulce a estornudar utilizando una variedad de sustancias, y observaron el proceso con tintes fluorescentes. Los experimentos fueron grabados en vídeo en Time-lapse (una imagen cada 30 segundos). Sus esfuerzos se centraron en el osculum de la esponja, una especie de estructura excretoria que controla el agua que sale del organismo, incluyendo el agua expulsada durante un estornudo.

Un órgano sensorial

Los investigadores descubrieron que las células ciliadas que recubren el osculum juegan un papel fundamental en el desencadenamiento de los estornudos. Por ello, creen que el osculum actúa como un órgano sensorial. «Para una esponja tener un órgano sensorial es totalmente nuevo. Esto no aparece en los libros de texto, no cabe en el concepto de nadie de lo que se supone que debe tener una esponja», reconoce la bióloga Sally Leys, que supervisó el estudio.

Leys cree que el descubrimiento plantea nuevas preguntas sobre cómo los sistemas sensoriales pueden haber evolucionado en la esponja y en otros animales, incluidos los que tienen sistemas nerviosos. A su parecer, es posible que este sistema sensorial sea exclusivo de la esponja, evolucionando a lo largo de los últimos 600 millones de años. O puede ser la evidencia de un mecanismo común compartido por todos los animales, y retenido en la historia evolutiva, como demostración de su función esencial.

Estos descubrimientos aparecen publicados en BMC Evolutionary Biology.

Lo que nos une a los Neandertales
 
La decodificación del genoma de los neandertales, publicada hoy en la revista Science, ha revelado cruces con el humano moderno y arroja una nueva luz sobre las características genéticas únicas humanas en la evolución. Según los análisis, del 1 al 4% del genoma humano (2% de sus genes) provienen del hombre de neanderthal, una especie que apareció hace unos 400.000 años y se extinguió hace 30.000.

"Podemos decir que se produjo una transferencia de genes entre los neandertales y los humanos modernos", destaca Richard Green, profesor de ingeniería biomolecular de la Universidad de California en Santa Cruz y principal autor del estudio. Según los investigadores, esta transferencia genética debió producirse hace 50.000 a 80.000 años, probablemente cuando los primeros Homo sapiens se marcharon de África, cuna de la humanidad, y coincidieron con los Homo neanderthalensis en Oriente Medio, antes de dispersarse por Eurasia.

Los científicos obtuvieron la secuencia a partir de tres muestras del yacimiento Vindija (Croacia), con restos de tres individuos femeninos distintos. Las muestras se complementaron con la secuenciación parcial de otros tres neandertales de Mezmaiskaya (Rusia), de Feldhofer (Alemania) y de la cueva de El Sidrón (Asturias, España). La secuencia fue comparada con los genomas de cinco humanos modernos procedentes de África meridional y occidental, Francia, China y Papúa-Nueva Guinea. El Neandertal resultó ser idéntico genéticamente al humano moderno en un 99,7%. El antepasado común del chimpancé con el humano moderno y los Neandertales, dicen los investigadores se remonta a hace 5 ó 6 millones de años.

Por otra parte, el estudio establece un catálogo de 83 genes que difieren entre humanos modernos y neandertales. Se trata de genes "clave para definirnos" y aún poco conocidos, según ha explicado Carles Lalueza-Fox, coautor del trabajo, que están relacionados con el metabolismo, la cognición, la morfología de la piel o la fisiología

"La decodificación de este genoma nos permite comenzar a definir todas las características del genoma humano que difieren de otros organismos vivos, incluidas aquellas del pariente más cercano al humano en la evolución", señala Svante Paabo, director del Departamento de Genética del Instituto Max Planck en Alemania, que dirige el proyecto de secuenciación. Según Richard Green, "es una mina de información sobre la evolución reciente de la humanidad y será aprovechada en los próximos años"

Tomado de: Revista Muy Interesante.